terça-feira, 19 de junho de 2018

MÉXICO: ALERTA DE LÓPEZ OBRADOR ANTE DESESPERACIÓN DEL ESTABLISHMENT – POR GERARDO VILLAGRÁN DEL CORRAL


¿Hasta dónde llegará para impedir que López Obrador llegue a la Presidencia?

Por Gerardo Villagrán del Corral (*) – CLAE – do portal Nodal – Notícias da América Latina e Caribe – de 19/06/2018
A poco más de dos semanas de la elección presidencial y legislativa del 1 de julio, crece la tensión en México, marcada por altos niveles de violencia - 113 asesinatos de candidatos -, la guerra sucia mediática, los ataques de la oligarquía local y trasnacional al candidato de centroizquierda, las repetidas violaciones a la ley electoral y las jugadas del aparato estatal para impedir que Andrés Manuel López Obrador llegue al poder.
Nada nuevo aportó el tercer debate entre los cuatro candidatos a la presidencia, en el Gran Museo del Mundo Maya en Mérida,Yucatán, el martes 12, que tuvo la misma dinámica de los dos anteriores: los opositores del centroizquierdista López Obrador, quien va cómodo liderando las encuestas de opinión, fueron en patota a tratar de matarlo políticamente.
Con el crecimiento económico, desigualdad, pobreza, educación, ciencia y tecnología, y salud y desarrollo sustentable como pretexto, a sabiendas de que era la última oportunidad, el cruce de imputaciones sobre corrupción de los contendientes se ubicó como temática. Un tema donde el mismo gobierno participa activamente, ya queoptó el 7 de junio por la vieja tradición del “videoescándalo político”.
No fue para incriminar a López Obrador, sino que, por sus ya conocidas maniobras de lavado de dinero, atacó al candidato de la derecha más conservadora, Ricardo Anaya, segundo en las encuestas con 24% en la intención de voto, abanderado de la coalición “Por México al Frente” por los partidos PAN-PRD-MC.
La difusión de un audio y un video sobre el lavado de dinero por parte de Anaya en su negocio de compraventas inmobiliarias en parques industriales de Querétaro, puso en aprietos al candidato del PAN. Pero Anaya devolvió el golpe (con otro canallesco) y afirmó que López Obrador, “ya pactó” con el PRI la impunidad a corruptos a cambio de que la presidencia se incline a su favor en el proceso electoral en curso.
López Obrador respondió que sí ha realizado pactos y acuerdo, pero con movimientos sociales y organizaciones populares, que dieron lugar a la construcción de un amplio acuerdo de unidad – Juntos Haremos Historia - para emprender la transformación del país, que se extendió a partidos políticos como el PES y el PT: un frente amplio plural, pluriclasista, diverso, heterogéneo.
De esa alianza ampliada derivó una propuesta de gabinete en la que hay personas con experiencia en la administración pública, juristas, dirigentes sociales e intelectuales en estricta paridad de género, de todas las edades y procedentes de varios partidos, corrientes, ideologías y sectores.
El Proyecto de Nación 2018-2024 (proyecto18.mx) es un documento elaborado con el propósito de ser el embrión de un nuevo pacto social para un país que se ha quedado sin él. También el candidato oficialista José Antonio Meade presentóEl México que merecemos (en mayo último), un discurso lleno de promesas, mientras Anaya no salió de propuestas que supuestamente pudieran captar votos, sin profundidad o seriedad.
Todo vale para no perder el poder
Para José Luis Ríos Vera esta nueva ofensiva del gobierno de Enrique Peña Nieto guarda dos cartas bajo la manga: pulverizar a Ricardo Anaya para buscar sumarle sus votos a su propio candidato, José Antonio Meade, de la coalición “Todos Por México” (PRI-PVEM-NA), en tercer lugar con una intención de voto del 20%, y obligarlo (bajo la amenaza judicial) a firmar un pacto oligárquico de facto que supone su renuncia a la postulación en favor del bloque en el poder, para así poder imponerse al centroizquierdista López Obrador.
Pero le queda otra carta bajo la manga a Peña Nieto y el Partido Revolucionario Institucional si fallara esta maniobra de cancelar la alianza sistémica entre el PRI y el PAN, sustento del auge neoliberal de los últimos 30 años: el fraude que tantas veces utilizó el PRI.
Mientras, la clase empresarialguarda silencio, tras la presión hecha a los trabajadores de sus compañías para que no sumen su voto al candidato centroizquierdista, en espera del accionar del gobierno y sus instituciones, en un marco de crisis de legitimidad, inestabilidad política, endurecimiento autoritario, militarización, agotamiento de la democracia formal, explotación de los trabajadores, pobreza alimentaria y escasas condiciones de protección y seguridad laboral.
Sin duda, este panorama explica por sí sólo la permanencia de López Obrador como el favorito absoluto de los electores, con un discurso en contra de la dinámica neoliberal en la conducción del Estado y la política económica y social, bases de un conflicto de clase profundo que aqueja a México desde hace décadas.
Y explica, asimismo, la desesperación de un poder fáctico, adueñado de México por un siglo, que ve amenazado su poder, y está dispuesto a no perder sus privilegios. El tiempo se acaba: ¿Hasta dónde llegará para impedir que López Obrador llegue a la Presidencia?
(*) Antropólogo y economista mexicano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

CARLOS CARRILLO, ANALISTA COLOMBIANO: “EL TRIUNFO DEL URIBISMO ES UNA SERIA AMENAZA PARA EL PROCESO DE PAZ”


Entrevista a Carlos Carrillo, analista colombiano


"El triunfo de Duque (na Colômbia) significa la permanencia de la derecha en el poder pero en su versión más guerrerista.
Todas las malas prácticas que han gobernado en Colombia en el último siglo se reunieron alrededor de la candidatura de Duque y ganaron.


Él es un hombre formado en los EEUU, que trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo, con absoluta seguridad pondrá en práctica una política exterior muy en línea con lo que EEUU exija.


Colombia seguirá siendo un polo hacia la derecha en el continente, y seguirá siendo un estado que va en contravía de los procesos progresistas que se han dado en el resto de América Latina, muy en línea con lo que pasa con Mauricio Macri en la Argentina".


Por Cecilia Escudero, de la redacción de NODAL – Noticias de América Latina y Caribe – de 18/06/2018 
Iván Duque, delfín del expresidente Álvaro Uribe, se impuso en las presidenciales de Colombia al vencer por dos millones de votos al candidato de la izquierda, Gustavo Petro. El triunfo de Duque significa la permanencia de la derecha en el poder pero en su versión más guerrerista. Para comprender las claves de este triunfo conversamos con analista colombiano Carlos Carrillo, docente, investigador y director del portal Al Garete.
¿El uribismo volvió al poder con la victoria de Iván Duque? ¿Cómo evalúa su programa de gobierno?
Sin duda el triunfo de Iván Duque es un triunfo del expresidente Álvaro Uribe Vélez. Hace unos seis o siete meses prácticamente nadie en el país conocía el nombre de Iván Duque. Éste es un senador que comenzó su carrera política hace apenas 4 años con una curul que le dio el expresidente Uribe a dedo. Y durante este tiempo lo modelaron para que sea el candidato del uribismo. Por lo tanto, sí, es un triunfo para el expresidente. Y también para la clase política tradicional colombiana que tuvo que alinearse por completo para lograr derrotar al candidato Gustavo Petro. Nunca había habido una confluencia de todas esas fuerzas de la política tradicional, de todos los caciques regionales, de todos los políticos cuestionados o incluso condenados, no sólo por corrupción si no también por homicidio o por paramilitarismo. En fin, todas las malas prácticas que han gobernado en Colombia en el último siglo se reunieron alrededor de la candidatura de Duque y ganaron.
El programa de gobierno de Duque es más de lo mismo, más de lo que el país ya ha conocido en los últimos 30 años, y que han sido políticas neoliberales, políticas absolutamente sumisas a los mandatos que vengan de los EEUU, del libre comercio, etcétera. Es un programa que tiene un enorme déficit en temas educativos, seguramente continuaremos con programas bastantes cuestionados en este sentido. Y que son los que usualmente destinan fondos no a la educación pública sino a las universidades privadas que hoy están haciendo unos negocios gigantescos gracias a esta visión del gobierno, que podría sintetizarse en que todo, incluso la educación, debe ser privado.
También el programa de Iván Duque hace énfasis en el tema del emprendimiento como si éste fuera una pócima mágica que va a mejorar todos los problemas de la economía. Me parece difícil en una sociedad donde la producción de conocimiento es bastante escasa. No tenemos una industria que genere un valor agregado y un mercado interno rico, por lo que francamente creo que estos programas de emprendimiento terminarán financiando fracasos privados con dineros públicos.
Las Farc ya pidieron a Duque no dañar el pacto de paz ¿cómo vislumbra su actuación en este sentido? ¿su victoria significa un retroceso en el proceso de pacificación?
El triunfo del uribismo es una seria amenaza para el proceso de paz. Así como en octubre de 2016 ganó el NO (en el referéndum de paz) gracias a un montón de mentiras y de una campaña en contra del proceso. Esta vez nuevamente el uribismo gana enarbolando esas banderas de modificar los acuerdos con la guerrilla. Y para peor esto también es una amenaza para el dialogo de paz que actualmente se desarrolla con la guerrilla del ELN. Seguramente habrá modificaciones sustanciales en la manera en que se trate, por ejemplo, la justicia para la paz. En Colombia, hay una nueva Corte que es la Jurisdicción Especial para la Paz que debería encargarse de juzgar a quienes fueron actores en el conflicto y para el uribismo esta justicia especial para la paz es exógena a la Constitución. Ellos hicieron campaña en contra de esto, y creo yo que eso en buena medida obedece a la búsqueda de impunidad del uribismo. Recordemos que el presidente Uribe tiene casi trescientos procesos penales en su contra. Ha sido acusado de ser el determinador de masacres paramilitares, de escuchas ilegales a la oposición, a la Corte, y de muchos casos de corrupción también. Así que lo que él necesita es asegurar la impunidad y sobre todo asegurar que unos actores del conflicto reciban un castigo, pero otros no. Uribe siempre ha sido visto en el país como un hombre proclive a las expresiones paramilitares y lo que buscará este nuevo gobierno del uribismo es asegurar la impunidad, no solamente para Uribe sino para una enorme cantidad de sus socios políticos.
¿Qué significa para América Latina y el Caribe la elección de Iván Duque en Colombia?
Muy probablemente en sus primeros días de gobierno el presidente Duque va a manejar un discurso conciliador. Es muy difícil realmente saber cuáles van a ser sus políticas porque está empeñado. Porque para ser elegido no sólo necesitó el apoyo de su padrino Álvaro Uribe Vélez sino también tuvo que negociar con toda la clase política corrupta del país. Podríamos decir que le debe una vela a cada santo. Sin embargo, buena parte de la campaña la hizo en torno a la situación en Venezuela, reuniéndose con la oposición venezolana y recibiendo el apoyo de figuras como María Corina Machado y Lilian Tintori. El discurso de Duque apuntaba a que si no era él el presidente, pues, cualquier cosa convertiría a Colombia en una segunda Venezuela. Considero y espero que Duque sea prudente en cuanto a la política internacional. Él es un hombre formado en los EEUU, que trabajó en el Banco Interamericano de Desarrollo, con absoluta seguridad pondrá en práctica una política exterior muy en línea con lo que EEUU exija. Será un gobierno completamente sometido, como lo han sido todos los gobiernos colombianos históricamnte. Así, Colombia seguirá siendo un polo hacia la derecha en el continente, y seguirá siendo un estado que va en contravía de los procesos progresistas que se han dado en el resto de América Latina, muy en línea con lo que pasa con Mauricio Macri en la Argentina.

#paredechupar

BANCÁRIOS BAIANOS: NAVEGADORES DO SONHO, 40 ANOS DEPOIS


Goiano e Lustosa organizaram o encontro (no canto, Deise Lins) (Todas as fotos: Smitson Oliveira)
Bancários, ex-bancários, aposentados, amigos/amigas – ao todo, coincidentemente, 40 pessoas -, militantes políticos a partir da década de 1970, viveram uma tarde de congraçamento no último sábado, dia 16, em Salvador. Festejaram o companheirismo forjado nas lutas sindicais e políticas contra os pelegos e outros agentes da ditadura militar; e celebraram a comunhão de sonhos por um Brasil melhor, por um mundo mais justo.

Congraçamento temperado nas lembranças dos jovens lutadores de ontem e, em grande parte, ainda lutadores e sonhadores 40 anos depois. Por que 40 anos, com o velho simbolismo dos anos arredondados?

Em 1978, a Oposição Sindical Bancária conseguiu disputar uma eleição para dirigir o Sindicato dos Bancários da Bahia, numa chapa encabeçada por Edelson Santos. Foi derrotada pelo então presidente, reeleito, Eraldo Paim, “pelego da ditadura”.

Foi derrotada, mas mostrou o crescimento dos setores combativos do sindicalismo bancário, uma categoria de grande tradição de luta na Bahia e no Brasil que tinha sido golpeada a partir de 1964/1968 (derrubada de Jango e AI-5). Crescimento que desembocou na vitória eleitoral e tomada do sindicato em 1981, instalando uma diretoria presidida por Osvaldo Laranjeira, representativa de forças políticas ligadas a partidos de esquerda.

Os organizadores do encontro, realizado no restaurante Gibão de Couro, na Pituba, foram Valdimiro Lustosa e Goiano (José Donizette), ambos componentes da nova diretoria vitoriosa de 1981.

A comemoração dos “40 anos”, portanto, se espraiou não apenas para a vitória de 1981, mas também para o início da Oposição Bancária em 1972, cuja figura de proa foi Geraldo Guedes, hoje advogado em Brumado-Bahia, presente também ao encontro. (Melhor dizer reinício da oposição sindical, que tinha sido desarticulada pelo AI-5 em 1968).

Se espraiou ainda para a famosa “chapa verde” de 1975, uma tentativa de concorrer na eleição sindical, frustrada pelos vetos dos “órgãos de segurança”. Era encabeçada por Corinto Soares Joazeiro, do antigo Banco Econômico e um dos poucos “sobreviventes” dentre os ativistas barrados pela repressão no bojo do AI-5.

Então, foram as lutas, os casos e as lembranças do período de 1972 a 1981, anos marcantes da nossa história, que foram revividos pelos então jovens, hoje sessentões e setentões. Lembranças às vezes tristes e doloridas, mas às vezes também divertidas e belas, lembradas com saudade, porque afinal de contas éramos jovens e habituados aos sonhos e às utopias.

Debate sobre a conjuntura

Mas muito do conteúdo dos comentários e discursos  – entremeados pelas bonitas canções de Gilton Della Cella, cantor e compositor (cantautor, diriam os hermanos latino-americanos) – mostrou que as atenções dos participantes não estão restritas à questão sindical. Estão, também e sobretudo, voltadas para os difíceis desafios da conjuntura brasileira: o movimento Lula Livre, eleições com viés de perseguição aos partidos e movimentos de esquerda e o protagonismo da tutela da mídia hegemônica e da Justiça (Operação Lava Jato), tendo como biombo o suposto combate à corrupção.

Além do assanhamento de forças da ultradireita, promotoras do clima de ódio e intolerância, uma situação que é facilitada pela débil mobilização popular e a desarticulação dos segmentos democráticos. Nota-se ainda um maior protagonismo das Forças Armadas, como se vê no caso da intervenção no Rio de Janeiro.

E, por último, sem que sejam menos graves,outros atentados  aos interesses populares e nacionais, consubstanciados no ajuste econômico neoliberal, com o conseqüente aumento do desemprego e outros índices de recessão, na destruição das conquistas trabalhistas e na entrega das riquezas naturais, em especial o petróleo.

Daí que Goiano lembrou a oportunidade dos debates sobre a conjuntura que o Projeto Velame Vivo e outros movimentos sociais estão programando para serem retomados no próximo mês de julho, ainda sem data definida. A perspectiva é que haja a participação de Sérgio Gabrielle, ex-presidente da Petrobras, e Ruy Medeiros, conhecido advogado e ativista social de Vitória da Conquista.

PS1: Além de Gilton, houve a colaboração do “cantautor” Carlos Villela. Ele cantou, de sua autoria, ‘Navegador de sonhos’. Daí que este jornalista/blogueiro “roubou”, com pequenas alterações, para o título da matéria. 

PS2: O encontro parece ter sido um sucesso. Circularam entre os participantes sugestões no sentido de novos eventos semelhantes, inclusive com a ideia de passarem a ser regionais.  

Segue uma seleção de fotos:
Genésio Ramos e Carlos Novais

Euclides Fagundes foi da oposição sindical, já exerceu a presidência do Sindicato e hoje integra sua diretoria (atrás Gilton Della Cella)

Leonel Rocha, Paulo Morais e Pedro Barbosa
Mila Novaes, Goiano, Maria de Jesus, Edna Soares, Lustosa e Pedro Barbosa

Carlos Villela

Sérgio Guerra e Rita Rapold


Laranjeira e Lustosa


Leonel Rocha, Bebé, Lustosa e Goiano

Antônio Carlos, Edelson Santos, Jadson Oliveira e Geraldo Guedes

Gilton Della Cella






quarta-feira, 6 de junho de 2018

JESSÉ SOUZA: MESMO ESQUEMA CONTRA VARGAS: QUANDO A MENTIRA SE REVELA, SEU EFEITO DESTRUTIVO JÁ FOI REALIZADO


“Já nos anos 1950, o embate se dá entre a elite do dinheiro aliado à imprensa que ela, elite do dinheiro, não só construiu materialmente, mas também lhe deu o discurso simbólico que a caracteriza.
O embate desigual se deu, já nessa época, como se dá ainda hoje, entre a elite do dinheiro e a fração conservadora dominante na classe média, como sua “base popular”, contra as classes populares e suas lideranças. Todo o esquema que operou no recente “golpeachment” de 2016 já estava armado desde o segundo governo Vargas.
Muito especialmente o tema da corrupção seletiva passa a ser usado sistematicamente já contra Getúlio Vargas com retumbante sucesso. Carlos Lacerda e toda a mídia conservadora cerram fileiras e provocam comoção popular já se utilizando de dispositivos que hoje são conhecidos como pós-verdade, ou seja, a construção de versões sem prova com o intuito de produzir determinado efeito difamatório.
Mesmo que a mentira se revele enquanto tal mais tarde, seu efeito destrutivo já foi realizado. O suicídio de Vargas a partir de comprovadas inverdades ditas contra ele mostra a eficácia do esquema”.
Patrimonialismo e populismo, armas usadas pela grande imprensa para manipulação da opinião pública
“As ideias dominantes para a reprodução do elitismo brasileiro, como a do patrimonialismo que demoniza seletivamente o ocupante do Estado e a do populismo que demoniza as classes populares, não são apenas ensinadas nas escolas e nas universidades.
Seu ensino nas universidades é importante pois confere o prestígio do conhecimento científico, com seu apanágio de universidade e neutralidade objetiva, a essas visões muito particulares da vida social e política.
Armadas dessa consagração do campo científico, elas passam a ter ainda mais peso na formação de uma opinião pública manipulada ao se transformarem em motes usados como arma política pela grande imprensa”.
Mais aperitivo para a leitura de ‘A elite do atraso – Da escravidão à Lava Jato – Um livro que analisa o pacto dos donos do poder para perpetuar uma sociedade cruel forjada na escravidão’, do sociólogo Jessé Souza (páginas 141/142) – editora Casa da Palavra/LeYa. (O título e intertítulo são deste blog)

JESSÉ SOUZA: A ESCRAVIDÃO (E NÃO O PATRIMONIALISMO/HERANÇA PORTUGUESA) É O NÚCLEO EXPLICATIVO DE NOSSA FORMAÇÃO


Até hoje, reproduzimos padrões de sociabilidade escravagistas, como exclusão social massiva, violência indiscriminada contra os pobres, chacinas contra pobres indefesos que são comemoradas pela população, etc.
Muito se fala sobre a escravidão e pouco se reflete a respeito. Fala-se na escravidão como se fosse um nome e não um conceito científico que cria relações sociais muito específicas.
Atribuiu-se muitas de nossas características à dita herança portuguesa, mas não havia escravidão em Portugal. Somos, nós brasileiros, portanto, filhos de um ambiente escravocrata, que cria um tipo de família específico, uma Justiça específica, uma economia específica.
Aqui valia tomar a terra dos outros à força para acumular capital, como acontece até hoje, e condenar os mais frágeis ao abandono e à humilhação cotidiana. Isso é herança escravocrata e não portuguesa.
O patrimonialismo, percebido como herança portuguesa, substitui a escravidão como núcleo explicativo de nossa formação. Essa é sua função real.
Por conta disso, até hoje, reproduzimos padrões de sociabilidade escravagistas, como exclusão social massiva, violência indiscriminada contra os pobres, chacinas contra pobres indefesos que são comemoradas pela população, etc.
Mas isso ainda não é o pior. O patrimonialismo esconde as reais bases do poder social entre nós. Ele assume que interesse privado é interesse individual privado, de pessoas concretas, as quais se contraporiam aos interesses organizados apenas do Estado.
Tudo como se houvesse interesses organizados apenas no Estado, suprema estratégia de distorção da realidade. Uma noção de senso comum do leigo que não percebe os interesses privados organizados no mercado e sua força, ou seja, que não percebe, em suma, como o capitalismo funciona.
Daí decorre a noção absurda, mas tida como verdade acima de qualquer suspeita entre nós: a noção de que a elite poderosa está no Estado, com isso invisibilizando a ação da elite real, que está no mercado, tanto nos oligopólios quanto na intermediação financeira.
Mais um aperitivo para a leitura de ‘A elite do atraso – Da escravidão à Lava Jato – Um livro que analisa o pacto dos donos do poder para perpetuar uma sociedade cruel forjada na escravidão’, do sociólogo Jessé Souza (páginas 207/208) – editora Casa da Palavra/LeYa.

terça-feira, 5 de junho de 2018

JESSÉ SOUZA: “O PARTIDO VERDADEIRAMENTE NACIONAL DA ELITE ENDINHEIRADA É A GRANDE IMPRENSA”


“A grande imprensa é uma grande empresa que se disfarça, mentindo para seus leitores e telespectadores, e tira onda de serviço público.
Como “partido político” é a instituição que consegue arregimentar e convencer sua clientela, coisa que os partidos elitistas como o PSDB só conseguem hoje em dia em bolsões regionais, o partido verdadeiramente nacional da elite endinheirada é a grande imprensa.
A “política” do golpe foi midiaticamente produzida e os partidos só tiveram que ratificar os consensos sociais produzidos midiaticamente”.

A mídia pavimentou o caminho dos bolsonaros da vida
O povo sofre sem entender os reais motivos do sofrimento
“O espantalho da criminalização da política só serve para que a economia dispense a mediação da política e ponha seus lacaios sem voto e que se vangloriam de sua impopularidade vendida como cartão de visitas para a elite do atraso, como garantia da obediência cega à elite na rapina da população como um todo.
Já o espantalho da criminalização da esquerda e do princípio da igualdade social só serve para que a justa raiva e o ressentimento da população, que sofre sem entender os reais motivos do sofrimento, percam sua expressão política e racional possível.
Foi assim que a mídia irresponsável possibilitou e pavimentou o caminho para a violência fascista do ódio cego dos bolsonaros da vida.
O ódio fomentado todos os dias ao PT e a Lula produziu, inevitavelmente, Bolsonaro e sua violência em estado puro, agressividade burra e covarde.
Agora, uma população pobre e à mercê de demagogos religiosos está minando as poucas bases civilizadas que ainda restam à sociedade brasileira.
Essa dívida tem que ser cobrada da mídia que cometeu esse crime”.

Aperitivos para a leitura de ‘A elite do atraso – Da escravidão à Lava Jato – Um livro que analisa o pacto dos donos do poder para perpetuar uma sociedade cruel forjada na escravidão’, do sociólogo Jessé Souza (páginas 155 e 233) – editora Casa da Palavra/LeYa.

domingo, 3 de junho de 2018

ARGENTINA: A CRISE DO RELATO DA DIREITA “MODERNA E EXITOSA” – POR ARAM AHARONIAN


Mauricio Macri (Foto: Internet)
Hoje, o governo da direita “moderna e exitosa” faz água. As pesquisas de opinião mostram que mais de 80% da população está em desacordo total com recorrer ao FMI, enquanto a imagem e credibilidade de Mauricio Macri - e seus principais empresários/ministros - caem mês a mês.
Por Aram Aharonian (*) – do portal Nodal – Notícias da América Latina e Caribe, de 01/06/2018 (em espanhol, com tradução de algumas palavras)

La idea la expresó Aristóteles, el polímata (filósofo, lógico y científico) de la Antigua Grecia; la desarrolló el prusiano Immanuel Kant, pero la hizo popular el argentino Juan Domingo Perón: “La única verdad es la realidad”, y eso que ninguno de ellos vivió en esta época de la posverdad y las fake news o mentiras permanentes.
Desde hace dos años y medio, tras el triunfo electoral (por demás ajustado – resultado apertado) del neoliberal Mauricio Macri en Argentina, comenzó a difundirse un discurso mediático sobre una derecha moderna y exitosa, en contraposición a las derrotas del progresismo en este país y otros de Latinoamérica.
Fue el lema para el mercadeo y posterior venta de un relato para hacer creer que el cipayismo y la entrega tenía tintes modernos, con gente joven, exitosa en sus negocios, bien trajeada y en general fotogénica, que se abstenía de tener ideas propias, acostumbrada a comprarlas hechas en el supermercado del capitalismo trasnacional.
Pero Macri quemó en 30 meses buena parte de su capital político y hoy se abstiene de hablar de su reelección, mientras sus socios en la coalición Cambiemos buscan una/un candidata/o potable que pueda seguir su camino… si es que todavía queda camino.
El relato gustó a conservadores y neoliberales, pero también a muchos socialdemócratas europeos y los culturalmente colonizados (algunos también bien financiados) vernáculos.
José Natanson, director editorial de la versión argentina de Le Monde diplomatique, publicó un libro sobre el surgimiento y consolidación de esa “derecha moderna y exitosa” en Argentina como corolario de la desaparición lenta de un kirchnerismo que buscaba similitudes del macrismo con la dictadura militar.
Sostiene que ese ascenso refleja modificaciones profundas en la sociedad y sus tendencias. Autodefinido como intelectual progresista, habla de su “admiración a la terrible eficacia del gobierno macrista”.
Lamentablemente para Natanson y para la venta de su libro - señala por su parte Antonio Muniz, directivo del peronista Instituto Independencia -, una vez más la realidad apareció con toda su fuerza. El relato neoliberal mostró su fragilidad para entender lo que pasaba y el promocionado como mejor equipo de los últimos 50 años mostró una notoria ineficiencia e ineficacia en la gestión de gobierno (no en la de enriquecimiento).
Hoy en día nadie duda que el mercadeo político es una herramienta útil - en campaña electoral y en la gestión -, pero apostar solo a él y al relato edulcorado lleno de buenas intenciones - con guión del asesor ecuatoriano Durán Barbas -, a la posverdad, la mentira repetida miles de veces y el ocultamiento y negación de hechos como articuladores de la realidad, es suicida. La realidad puede ser ocultada, pero no reemplazada por el relato.
Obviamente, las técnicas que le permitieron ganar dos elecciones consecutivas (la presidencial y la parlamentaria) no alcanzan para gobernar porque, en definitiva significa una subestimación de la sociedad y una negación de la realidad.
Suicidándose con el propio relato
Durán Barba sostiene que el votante promedio argentino “es un chico de 9 años, que tiene un pensamiento mágico, que solo entiende frases cortas, vacías, de buenas intenciones y deseos”, alguien que no logró desarrollar el pensamiento abstracto.
La realidad - la grave crisis, los salarios de hambre, la quita a los jubilados, los ataques a la educación libre, gratuita y laica, el desempleo, la inflación, los tarifazos, la pobreza, la corrida bancaria, el endeudamiento continuo, el stand-by con el Fondo Monetario Internacional, entre muchos etcéteras - mostró que ya el manual duranbárbico y el control de los medios hegemónicos de comunicación, no le servían para enfrentar la crítica realidad.
¿Habrán aprendido que la política tiene primacía sobre las tramposas técnicas de mercado y manipulación mediática? La respuesta a la crisis no es comunicacional, sino económica y política, y esa tozudez por imponer imaginarios colectivos que chocan con la realidad cotidiana, solo muestran la incapacidad, debilidad, impericia, soberbia del gobierno.
El relato macrista intentó romper la historia reciente del país, pero aún los argentinos recuerdan la crisis de los 90 y, más recientemente, el estallido social del 2001, con el grito de “que se vayan todos”, aunque el que se fue (en helicóptero) fue el incapaz presidente Fernando de la Rúa. Hoy, el retorno a las condicionalidades del FMI trae recuerdos lacerantes a una sociedad que nuevamente tomó las calles pata hacerse oir.
El macrismo cree que vivimos en una época en la cual la política se ha escindido de la vida cotidiana para recluirse en el campo de la gestión. Los individuos se han desapegado de sus tradiciones, donde ya no se guían por estructuras organizativas clásicas, son flexibles, están desterritorializados y deambulan entre la virtualidad y la realidad, señala Nahuel Sosa.
Sus discursos son monocordes, pero ese es uno de los valores que esta derecha promueve, junto a palabras “clave” como esfuerzo, oportunidades, emprendedores, y frases como queremos vivir en paz, vivir cerca de un lugar verde o sentirnos cuidados y admirar a las fuerzas de seguridad. Un concepto básico es del individualismo: los sujetos colectivos no son los actores principales sino los que obstaculizan el cambio cultural.
El relato oficial degrada institucionalmente la democracia con la criminalización del quehacer político y del conflicto social, acompañado por un neoliberalismo judicial dispuesto a quitar obstáculos del camino. Esta derecha trata de instalar el imaginario de que lo que se obtuvo en el pasado reciente fue producto de esfuerzos individuales y no de políticas de un Estado presente, y que lo único que importa es tener mejores niveles de consumo, aun cuando no se les garantizan las condiciones mínimas de vida.
Hoy, el gobierno de la derecha moderna y exitosa hace agua. Las encuestas de opinión muestran que más del 80% de la población está en desacuerdo total con recurrir al FMI, mientras la imagen y credibilidad de Mauricio Macri - y sus principales empresarios-ministros - cae mes a mes.
El gobierno de la derecha moderna y exitosa se está suicidando con su propio relato. Hizo creer (a esta altura nadie sabe si ellos mismos lo creyeron) que si liberaba las fuerzas del mercado, bajaba impuestos a los sectores más ricos, al agro, la minería y a los sectores más concentrados, si bajaba salarios, jubilaciones y el gasto público, iba a producirse una lluvia de inversiones y poco a poco se asomarían los “brotes verdes”.
Pero no. Quizá la soberbia (o ineptitud, elija usted) de los principales cuadros del macrismo no les dejó percibir que el mundo había e iba cambiando, que ya no era el de la tan mentada globalización. Y alcanzó con que el gobierno de Estados Unidos subiera la tasa de interés, para que desaparecieran como por arte de magia los flujos de capitales hacia los países emergentes. Quizá no se apercibieron que Argentina es un país emergente.
Los grupos financieros amigos - bien dateados, que fugaron en los dos años y medio del gobierno de Macri 50 mil millones de dólares - iniciaron la corrida contra el peso y fugaron millones de dólares. El JP Morgan y el Deutsche Bank (en ambos fue ejecutivo el ministro de Finanzas Luis Caputo) dieron el primer paso, y se sumaron otros bancos y fondos buitres.
Ahora el gobierno se enteró de que el acuerdo con el FMI exige disminuir el déficit fiscal, y eso se hace vía ajuste pero también cobrando impuestos a los sectores que puedan pagarlo, entre ellos el sojero, que se abstuvio de vender la cosecha esperando la devaluación inminente.
La economía está al borde del estallido, con altas tasas de interés en pesos y en dólares, endeudamiento, ajuste, inflación con recesión, estanflación, que hacen inviable la producción no solo para los pequeños y medianos empresarios sino también para los grandes.
La queja generalizada es por la parálisis productiva, por la caída de las ventas, la falta de financiamiento, el corte en la cadena de pagos con tasas entre el 40 y el 70% anual, y no sería nada raro (estranho) que sigan quiebras en cadena, cierres, pérdida de puestos de trabajo, desempleo masivo y alza en los índices de pobreza e indigencia.
Ruidos en el idilio con los medios hegemónicos
La crisis también amenaza con romper el idilio entre el gobierno y los medios hegemónicos, que buscan sacar aún más ventajas de un gobierno herido. Y el temor es que se rompa el blindaje mediático – eficiente hasta hace poco en la construcción del relato macrista - mantenido hasta ahora con el trasiego de fondos del Estado. Los medios vuelven a mostrar poder omnímodo ante la debilidad del macrismo.
Los otrora difusores cromáticos del macrismo empiezan a saltar el cerco, inquietos por la legitimidad futura de imagen y voz. Divisan un potencial naufragio con factura económica y  social — a corto y/o a mediano plazo —  y se niegan a verse como garantes solidarios, a pesar de la evidente responsabilidad colectiva en otorgarle protección, viabilidad, comodidad discursiva, modosidad y aire empático y confortable desde diciembre de 2015, señala Jorge Elbaum.
Mirtha Legrand, exactriz y ahora anfitriona de almuerzos y cenas televisivas, se siente “traicionada”. Afirmó el 12 de mayo: “Hagan algo… Marcos Peña (jefe de gabiente)… Que habla y dice que está todo bien, mentira, no está todo bien, mentira. Digan la verdad”. Mirta les recrimina el capital simbólico invertido para dotar al macrismo de una legitimidad utilizada durante dos años y medio.
Otro ejemplo es Marcelo Longobardi. El 25 de mayo editorializó desde radio Mitre — del grupo oligopólico Clarín —, y señaló el “deterioro político del gobierno” y del “cuadro de situación económico complicado” y lo resposabilizó por su mala praxis.
El camaleónico sicario periodístico Jorge Lanata señaló en su programa radial el 24 de mayo que “No hay que subestimar al público: está harto de que los medios le mientan”. El acólito neoliberal Alfredo Lewkowicz, conocido como Alfredo Leuco, caracterizó al gobierno como “un grupo de burócratas que no acertó nunca con las soluciones económicas y que encima les importa un carajo lo que pasa con la democracia y los sectores más vulnerables de la Argentina”.
Estos fuegos de artificio (basados en arrebatos superfluos) intentan, sigilosamente, salvar algo del incendio. En la fuga se pretende aniquilar la política, caracterizando a la crisis actual como la expresión de errores personalizables e individualizables. Elbaum indica que se busca así eludir la confrontación de los guiones (roteiros) que esos individuos y malos actores interpretan, haciendo referencia omisa al proyecto que han actuado y expresan.
La disparada de quienes “abandonan el barco” viene con trampa: deslizan críticas a unos gobernantes puntuales y no a las causas que permitieron el abismo que ya se ve en el horizonte.
El rey quedó desnudo
En un modelo neoliberal no hay amigos ni aliados permanentes, sino socios. Solo los negocios pueden aspirar a ser duraderos. El rey quedó desnudo y no hay relato edulcorado que pueda disimular siquiera la crisis. Quizá con mercadeo y manipulación mediática se pueda construir un candidato, pero no un gobernante ni un estadista.
Trabajadores, jubilados (aposentados), mujeres, jóvenes, estudiantes, científicos, niños, madres, docentes, desocupados, farmacéuticos, emprendedores, extranjeros, pequeños empresarios, productores rurales, comerciantes, médicos, comienzan a manifestar su disidencia en las calles, el mal humor social crece y decae vertiginosamente la imagen del gobierno y del presidente.
Macri apela ahora a videos. En uno de los últimos atacó el proyecto parlamentarios para frenar los tarifazos de los servicios públicos, y mientras daba consejos caseros de cómo ahorrar (economizar, poupar) energía atacó a la expresidenta y pedir a los senadores que “no se dejen conducir por las locuras de Cristina Fernández de Kirchner”, volviéndola a los primeros planos. “Tratar de loca a una mujer, es típico de machirulo” (parece que é a mistura de machista e cafetão), le respondió la ahora senadora.
El pueblo vuelve a las calles, como en 1946 con Perón, en 1968 con el Cordobazo, en el 2001 con el “que se vayan todos”. El gobierno teme el estallido (explosão) y su única respuesta es usar la violencia policial para reprimir, el aparato judicial para criminalizar la protesta social y avanzar sobre las libertades individuales y los derechos constitucionales para mantener el modelo hasta sus últimas consecuencias.
Volviendo a Aristóteles, Kant y Perón, la única verdad es la realidad, No el relato.
(*) Periodista y comunicólogo uruguayo. Mágister en Integración. Fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)