terça-feira, 9 de junho de 2015

ARGENTINA: GREVE GERAL COM BASE NA PARALISAÇÃO DO TRANSPORTE

Os sindicatos de transporte garantirão a greve convocada pelas centrais opositores ao governo de Cristina Kirchner (Foto: Bernardino Ávila/Página/12)
As centrais opositoras realizam hoje a segunda greve geral do ano: não haverá voos, transportes coletivos nem trens, somente táxis. Os postos de gasolina não funcionarão. As casas comerciais e supermercados abrirão normalmente, assim como os bancos. Pela manhã haverá cortes nas vias de acesso.
Matéria do jornal argentino Página/12, edição impressa de hoje, dia 9 (em espanhol)
Los gremios del transporte y las centrales sindicales opositoras realizan hoy el segundo paro general del año contra el gobierno nacional. Con la adhesión de los choferes de colectivos afiliados a la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y los maquinistas de trenes de La Fraternidad, la efectividad de la medida volverá a estar garantizada por la falta de transporte público. Además, las comisiones internas de izquierda harán piquetes y cortes de calles en los principales accesos a la ciudad de Buenos Aires.
Al ratificar la medida, el titular de la UTA, Roberto Fernández, sostuvo que “hay gremios a los que el 27 por ciento” de aumento salarial “que propone el Gobierno” en las negociaciones paritarias “no les alcanza para tener un sueldo digno, y lo van a defender”. La huelga fue convocada además contra la aplicación del Impuesto a las Ganancias a los sueldos, por un aumento de emergencia a los jubilados, la devolución de los fondos adeudados a las obras sociales y por mayores medidas contra la inflación y la inseguridad.
“Hay que discutir la inflación, que causa prácticamente el mal de todo esto”, agregó el dirigente, que agregó que la principal razón de la medida de fuerza es que los reclamos de las centrales “no son escuchados”.
Desde el gobierno nacional, Aníbal Fernández insistió en cambio en que “el paro es más político que otra cosa”. “No sé qué van a sacar con una medida de fuerza”, dijo ayer el jefe de Gabinete en la Casa Rosada. Para el funcionario, “no es posible hacerle entender a algunos dirigentes que en el país están todas las herramientas legales para resolver un conflicto, entonces se hace una medida de fuerza que tiene más características políticas que otra cosa”.
Por el paro no habrá vuelos, transporte de alimentos y caudales. Las estaciones de servicio no despacharán combustible, ni habrá actividad portuaria por la adhesión de los trabajadores marítimos. La recolección de basura, suspendida desde ayer a la noche, será retomada recién a partir de esta noche. En los subtes para la Línea B; los metrodelegados del resto de las líneas no adhieren, pero sí lo hacen los afiliados a la UTA.
En cambio, los comercios y supermercados abrirán normalmente, al igual que los bancos, ya que los bancarios acordaron recientemente su paritaria. También habrá taxis porque el sindicato que conduce Omar Viviani no se sumó.
A su vez, las comisiones internas y agrupaciones la izquierda anunciaron que harán cortes, desoyendo el pedido de los dirigentes cegetistas. Este es el cronograma anunciado:
  • Puente Pueyrredón, La Noria y subida a la Autopista Buenos Aires - La Plata (en la capital bonaerense) desde las 6 de la mañana.
  • En el Acceso Oeste, frente al Hospital Posadas, a las 7.00.
  • En Luján, frente a la municipalidad, desde las 8.00.
  • En la Panamericana, donde confluirán trabajadores en conflicto de Donnelley, Wordcolor, Lear, Kraft, PepsiCo, Cadbury, Printpack y Siderca.
A las diez de la mañana, los manifestantes se reunirán en el Obelisco para marchar desde allí al Ministerio de Trabajo.
También harán piquetes en ciudades del interior, como Mendoza (Colón y San Martín, desde las 6.00), Bahía Blanca (con un acto frente a la municipalidad), el puente Neuquén-Cipolletti (desde las 10.00), Jujuy y Ushuaia.

La protesta fue lanzada por la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), a la que se sumaron la CGT Azopardo, de Hugo Moyano, la Celeste y Blanca, de Luis Barrionuevo y la CTA Autónoma de Pablo Micheli. Con este mismo esquema, Moyano encabezó el 31 de marzo pasado otro paro general. Consciente de que su liderazgo no alcanza para llevar al conjunto de los trabajadores a una medida de amplio acatamiento, el camionero viene apelando a que sean los gremios del transporte los que llamen a la huelga y la garanticen, acoplando a las centrales obreras. En la CATT, sindicatos moyanistas coordinan sus acciones con integrantes de la CGT oficial, como es el caso de la UTA y La Fraternidad.

Nenhum comentário: