segunda-feira, 13 de abril de 2015

CRISTINA KIRCHNER: “É RIDÍCULO NOS CONSIDERAR UMA AMEAÇA”

Cristina concordou com Rafael Correa, Nicolás Maduro e Evo Morales na crítica aos Estados Unidos (Foto: DyN/Página/12)
A presidenta questionou Estados Unidos e Grã-Bretanha por tentarem marcar Argentina e Venezuela como perigosos: ela destacou “a semelhança e a simultaneidade” das administrações de Barack Obama, com quem foi particularmente dura, e David Cameron. Também questionou as “novas formas sutis de intervenção” aos países da região.
Por Fernando Cibeira, do Panamá – no jornal argentino Página/12, edição de 12/04/2015 (em espanhol, com traduções pontuais)
En un duro discurso, la presidenta Cristina Kirchner fue crítica con Estados Unidos durante la sesión de presidentes de la Cumbre de las Américas. Unió la declaración de “amenaza a la seguridad nacional” declarada por el presidente Barack Obama contra Venezuela con la “amenaza” que dijo (disse) ver el Reino Unido en Argentina para justificar el aumento del presupuesto (orçamento) militar en las islas Malvinas. En ese sentido, cuestionó las “nuevas formas sutiles de intervención” a los países de la región. Su posición fue acompañada en sus mensajes por otros mandatarios de la región como Rafael Correa, Nicolás Maduro y Evo Morales, también críticos con las posiciones norteamericanas.
Un dato (dado) inusual fue que la Presidenta comenzara (começasse) hablando del combate al narcotráfico al que se había referido unos minutos antes el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. El tema no suele (não costuma) figurar entre los ítem que toca CFK en los foros internacionales. En verdad, de lo que quería hablar era del “financiamiento del narcotráfico” y del lavado de las ganancias que genera (e da lavagem de dinheiro que gera). “No seamos cínicos. Miles y miles (Milhares e milhares) de millones de dólares que se blanquean (se lavam, se legalizam) en paraísos fiscales y en bancos de países desarrollados (desenvolvidos). Si no se aborda ese problema no hay solución para el narcotráfico”, definió. Y habló sobre la “contradicción” del tema. “Con la droga y el dinero se quedan los países desarrollados (ficam os países desenvolvidos); con los muertos y las armas, los pobres de América latina”, dijo.
La Presidenta recordó que era su última Cumbre de las Américas, que era el mismo caso de Obama. Que también era una cumbre “histórica” dada la primera participación de Cuba, aunque descartó que ese hecho fuera (que esse fato fosse) por exclusivo mérito del presidente norteamericano. “No, señores, Cuba está aquí porque luchó por más de 60 años con una dignidad sin precedentes”, sostuvo, y consideró un “verdadero triunfo de la Revolución Cubana” lo que se vivió ayer (ontem, sábado) en Panamá.
Pero, siguió, la alegría del hito histórico se vino abajo (se veio abaixo) el mes pasado cuando se conoció el decreto de Obama declarando a Venezuela una amenaza a la seguridad nacional para Estados Unidos. Cristina Kirchner reveló entonces que el viernes (sexta-feira) a la noche, al llegar a Panamá, había tenido una reunión con Maduro y que le había preguntado por el tamaño de su presupuesto (orçamento) militar. “Creo que me dijo mil millones (um bilhão), o dos mil millones (ou 2 bilhões), un poquito más”, mencionó. Recordó que Obama les había dicho a sus compatriotas que no tenían que temer a Irán, luego (depois) de firmar con ellos el acuerdo nuclear, porque el presupuesto militar iraní era de 30 mil millones de dólares mientras (porque o orçamento militar do Irã era de 30 bilhões de dólares, enquanto) que Estados Unidos contaba con más de 600 mil millones (600 bilhões). Cristina Kirchner dijo que lo primero que hizo al enterarse del decreto norteamericano fue reírse (disse que a primeira coisa que fez ao saber do decreto norte-americano foi rir).
Desde el lugar en el que se encontraba sentada la Presidenta no se llegaba a distinguir dónde estaba Obama, en la otra punta de la larga (longa) mesa alrededor de la que se ubicaron (localizaram) las 35 delegaciones americanas, todas con sus presidentes a excepción de Michelle Bachelet, quien se quedó en Chile atendiendo las consecuencias de las inundaciones. “No sé si estará presente el presidente Obama o (ou) si se habrá retirado, no alcanzo a ver, tendría que ponerme los anteojos y no tengo ganas (teria que por os óculos e não tenho vontade), no está. No importa, alguien se lo contará”, ironizó la Presidenta. Obama, efectivamente, había salido para mantener una reunión, tal vez previendo que en ese tramo recibiría críticas. No obstante, un rato (um momento) después cuando ambos presidentes se cruzaron para la “foto de familia” de la cumbre se saludaron con amabilidad. En verdad, en lo personal, el trato entre ellos siempre fue cordial. En lo político, en cambio, nunca pudieron encajar (Politicamente, ao contrário, nunca puderam se entender).
La Presidenta unió la desmesurada declaración de Estados Unidos contra Venezuela con lo sucedido días atrás con las Malvinas. “Nuestro propio territorio”, como definió. Luego (Depois) de un artículo aparecido en un diario (jornal) sensacionalista sobre una supuesta compra de aviones rusos por parte de Argentina, el ministro de Defensa del Reino Unido declaró un incremento del ya de por sí abultado presupuesto (do já avultado orçamento) militar del archipiélago. “Absurdo también. Pero me llamó la atención la similitud y la simultaneidad de ambas posiciones”, resaltó. Y después de recordar que “decía el líder que fundó mi movimiento, el general Perón, que se vuelve (se volta) de cualquier lugar menos del ridículo”, remató: “La verdad que resulta absolutamente ridículo considerarnos a cualquiera de nosotros una amenaza”.
También criticó a Obama por haber dicho que no quería anclarse (concentrar-se) en el pasado. “A mí sí que me gusta la historia”, retrucó. Repasó la historia de intervenciones norteamericanas en la región, con golpes de Estado o (ou) invasiones. Pero habló del surgimiento de “nuevas formas más sutiles de intervención”, algo de lo que también hablaría poco después con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. “Golpes suaves donde se utilizan medios masivos de comunicación, multinacionales, denuncias falsas, asociaciones caprichosas de estados con otros estados para hacer no sé qué cosas y qué conspiraciones. Son más sutiles, pero no por ello (mas não por isso) dejan de ser intervenciones y siempre encuentran su origen bajo (sob) el nombre de las ONG”, agregó.
Pese a que otros presidentes lo mencionaron – Raúl Castro respaldó la lucha argentina por Malvinas y la “soberanía financiera” –, CFK esta vez no hizo alusión al conflicto por los fondos buitre (fundos abutres) ni hizo una mención específica a las críticas de días atrás de la funcionaria del Departamento de Estado, Roberta Jacobson, a la marcha de la economía argentina. En el diálogo que mantuvo con la prensa, al salir del hotel donde estuvo alojada, hacia el aeropuerto, insistió en los puntos ya marcados en su discurso. Aunque destacó algo que también hizo Raúl Castro en su intervención en la cumbre, que el presidente de los Estados Unidos está lejos (longe) de concentrar todo el poder del país. “Tiene una parte del poder que generalmente es bastante inferior al poder de las grandes corporaciones económicas, mediáticas, financieras y la articulación de todos estos intereses geopolíticos. Todo esto es el mundo contemporáneo, un mundo difícil, complejo”, cerró.

Tradução (parcial): Jadson Oliveira

Nenhum comentário: